“Comida de pobres”: los mexicanos consumimos cada vez menos frijol – ACCESOZAC