Localizan un cuerpo sin vida al interior de un vehículo y una cabeza humana en el cofre

La sorprendente escena en Cieneguitas


En un impactante descubrimiento en la comunidad de Cieneguitas, Guadalupe, una macabra escena sacudió a los residentes. Una cabeza humana y un cuerpo sin vida fueron encontrados en el interior de un automóvil, a pocos metros de la Telesecundaria Belisario Domínguez y una ladrillera. El automóvil, un Ford tipo Figo, estaba cubierto de grafitis asociados a una organización criminal, mientras que junto a la cabeza yacía una cartulina que hacía referencia al mundo del crimen.

La inquietante alerta de la comunidad


La noticia se propagó rápidamente cuando los trabajadores de la ladrillera como los docentes de la telesecundaria dieron la alarma sobre el perturbador hallazgo. La Dirección General de Seguridad Pública Municipal (DGSPM) se movilizó de inmediato para investigar el incidente y confirmar su veracidad.

Protegiendo a los estudiantes


Para evitar que los estudiantes de la Telesecundaria Belisario Domínguez fueran testigos de la impactante escena, las autoridades decidieron cubrir la cabeza humana con un plástico negro, que previamente había estado expuesta en el cofre del automóvil.

Mensaje amenazante y rastro de violencia


Bajo la cabeza, se encontró una enigmática cartulina en color verde que contenía un mensaje amenazante. Dentro del automóvil, se halló el cuerpo sin vida de un hombre con evidentes signos de haber sido víctima de disparos de arma de fuego. Además, en las inmediaciones del vehículo, se localizaron casquillos percutidos.

La investigación continúa


Las autoridades acordonaron el lugar del hallazgo y lo mantuvieron bajo estricto resguardo. Los peritos de la Dirección General de Servicios Periciales (DGSP) se encargaron de recolectar evidencia, incluyendo el vehículo, los restos humanos y otros indicios cruciales encontrados en la zona. Cabe destacar que, a pesar de la proximidad del inquietante suceso, las clases en la Telesecundaria Belisario Domínguez no fueron suspendidas, y los trabajadores de la ladrillera continuaron sus actividades, manteniendo su entereza frente a la perturbadora situación.