Escándalo en el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5) de la SSP

Acusaciones de acoso laboral y vigilancia ilegal sacuden al C5

En un giro impactante, el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5) de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) se encuentra en el ojo de la tormenta debido a acusaciones de acoso laboral y vigilancia ilegal. Varios testimonios de empleadas señalan una serie de comportamientos inapropiados por parte del exdirector del C5, Herón «N».

Insistencia inapropiada y abuso de poder

Las denunciantes afirman que Herón «N» las invitaba a salir de manera insistente y las obligaba a saludarlo con abrazos y besos. Además, ofrecía cuidar a los hijos de una de las denunciantes, lo que generó un ambiente laboral incómodo y hostil.

Vigilancia invasiva

Otro aspecto alarmante de estas denuncias es el uso del sistema de videovigilancia del C5 para monitorear a las empleadas fuera de su horario laboral. También se alega que sus teléfonos fueron intervenidos, lo que dejó a las denunciantes preocupadas por la privacidad de sus conversaciones.

Cambios misteriosos en la seguridad del C5

La SSP emitió un comunicado en el que confirmó el cierre de áreas «sensibles» del C5 debido a la supuesta manipulación de información confidencial. Aunque no se especificó cuáles áreas se vieron afectadas, se aseguró que esto no afectaría las funciones de seguridad pública.

Medidas tomadas y consecuencias

Como resultado de las denuncias, Herón «N» fue separado de su cargo como director del C5, y se designó a un nuevo encargado del despacho. Además, se inició una investigación interna para abordar las acusaciones de abuso laboral y sexual. Las denunciantes fueron reasignadas a diferentes áreas dentro de la SSP el 15 de septiembre.