Realizan exorcismo a muñeca que se encuentra poseída.

Un sacerdote realiza un exorcismo a una muñeca que se menciona se encuentra poseída y ésto es lo que pasa.

SAN MIGUEL EL ALTO, JALISCO. Los hechos ocurrieron em la casa de Doña Cristina, dueña y heredera de la actual casa que habitan ella y sus cuatro hijos, menciona que desde que una de sus hijas encontró una muñeca en buen estado cerca de un arroyo, la actividad paranormal comenzó.

Desde movimiento de las sillas, cazuelas, el temblor de las paredes, sonidos de rasguños en la azotea, hasta voces de niños riendo.

Por muy escalofriante que parezca, la cosa empeora cada día y la actividad se hace cada vez más fuerte.

No solo son los muebles los que se mueven, uno de sus hijos ha mencionado que no es la primera vez que ve caminar a la misma muñeca. Se escuchan pasos pequeños y risas en compañía de ellos.

Una de las tantas veces que en la noche empezó la actividad, azotaron fuertemente la puerta de la cocina, por lo que todos se despertaron y se asomaron para ver si algún intruso se había metido a la vivienda, cuando se encuentraron con la sorpresa de que las sillas estaban movidas, la alacena estaba abierta con los abarrotes tirados en el suelo, así como las cazuelas abolladas en el suelo.

Además, menciona doña Cristina, que su hija la más pequeña comenzó a tener pesadillas en donde dice que la misma muñeca que había encontrado un mes atrás, cobraba vida y asesinaba a su familia o al menos eso le decía su hija.

Doña Cristina había optado por tirar a la muñeca a la basura. Pero días después menciona, volvió a aparecer en la sala sentada limpia y como nueva.

Por lo que desesperados y siguiendo el consejo de uno de los vecinos que estaba al tanto de la situación, pidieron el apoyo de un sacerdote para bendecir la casa y hacer un exorcismo a la muñeca.

Una vez que acudió el padre, bendijo la puerta con agua bendita e hizo múltiples rezos. Aún a ésto, menciona se sentía una fuerte presencia no humana desde la puerta hasta el interior de la casa.

Por lo que pidió a la familia que juntos oraran habitación por habitación, y virtiendo agua bendita en cada pared, el padre pidió por paz y armonía para expulsar las malas energías que habitaban la casa.

Al llegar a la sala que era el lugar donde más actividad había por las noches, el padre comenzó a marearse a sentir náuseas a diferencia de los demás integrantes de la familia.

Menciona el padre había un terrible olor a algo descompuesto y provenía del sillón en donde yacía la muñeca sentada.

Por lo que el padre dedujo inmediatamente que era cuestión de una especie de maldición así como una posesión demoníaca por medio de una muñeca, cuyas intenciones eran destructivas.

Sin dudarlo, el padre comenzó a abrir su Biblia y empezó a leer un poco las escrituras, además hizo rezos y virtio agua bendita encima de la muñeca.

Mencionan los integrantes de la familia que fue inmediata la reacción que ellos tuvieron en cuanto a la sensación de pesadez en el medio que estaban. Comenzó a sentirse tranquilidad y paz.

Mientras que la muñeca literalmente comenzó a moverse de forma involuntaria y violenta. Por lo que el padre pidió que tuvieran listo el fogol encendido y procedieron a quemarla.

Aún la familia no se explica cómo esto fue posible.

Sin embargo, lo vivido por experiencia propia les hace saber que hay otro tipo de fuerzas ajenas a las humanas y que no necesariamente son buenas.

El padre menciona se trataba de una posesión demoníaca la cual se encontraba en una muñeca, algo muy llamativo para un niño y que encontrado a facilidad y llevado a casa puede llevar muchas desgracias.